Aunque se trata de un personaje de algunas generaciones más para atrás a la nuestra, su personaje sin duda fue muy escuchado por nosotros, sus películas y hasta el famoso programa “Ay María que puntería” hicieron del personaje interpretado por María Elena Velasco un icono de la cultura chavorruca mexicana, vamos a recordarla un poco!

María Nicolasa fue una mujer indígena mexicana de la era antigua originaria de San José de los Burros. Su vestimenta se asemejaba mucho a la de una mujer mazahua, pero la etnia a la que pertenecía varía de acuerdo a las diferentes películas, así como su situación personal, lo que indica que de una a otra película su vida no tiene continuidad. En cada una de sus películas se puede notar que su personaje siempre es el mismo, solo que en diferentes ambientes y situaciones, al igual que Cantinflas, pero incluso la india María va más allá, ya que en la mayoría de sus películas siempre utilizaba el mismo nombre, “María Nicolasa Cruz”. Como la mayor parte de los indígenas mexicanos, María vive en la pobreza, pero trata de ser feliz con lo poco que tiene. Es una mujer alegre e ingeniosa, honesta, desenfadada y noble. Por su condición indígena y pobre es frecuentemente segregada, subestimada y humillada por los círculos elitistas. A menudo se encuentra con personas que tratan de aprovecharse de su buena fe y de su ignorancia sobre la vida en la ciudad.

Un rasgo característico es su tardo-medieval modo de hablar el castellano, (por ejemplo, ella dice “asted” en vez de “usted”, “pajuera” en vez de “para afuera”, “quere” en vez de “quiere”, “vide” por “vi” etc., generalmente asociadas con los grupos indígenas mexicanos). Comúnmente era protagonista de situaciones absurdas, y se ha desempeñado de luchadora, torera, motociclista, política o dama adinerada. Su ingenio siempre la ayudó a salir adelante de situaciones difíciles.

En el programa de televisión Siempre en domingo dirigido por Raúl Velasco, en el año de 1970 apareció en uno de ellos, llamando la atención de los televidentes mexicanos, dado que hacía sketch con el director de orquesta del programa. Gustavo Pimentel al cual le puso el apodo del zopilote, así como con Raúl Velasco, por cierto sin relación familiar, al cual llamaba güerito

En sus películas se intentan reflejar varios vicios del México de finales del siglo XX, como el racismo, la discriminación, la pobreza, el machismo, la delincuencia, la corrupción burocrática e incluso el secuestro.

La India María, por el contrario, encarnaba las virtudes de la honradez, la lealtad, la generosidad y el trabajo, así como también la vida tradicional en el campo mexicano.