La reina de las villanas en las telenovelas mexicanas, murió a los 83 años,  esto lo informó la Asociación Nacional de Intérpretes ANDI.

María se convirtió en un ícono al interpretar a Catalina Creel en la telenovela de 1986 “Cuna de lobos.

Trabajó en cine, teatro y televisión; en la pantalla chica en melodramas como “Doña Macabra”, “Muchacha italiana viene a casarse”, “El derecho de nacer”, “Imperio de cristal”, “Amada enemiga”, entre otras.

La primera actriz se encontraba profundamente triste, luego de que en noviembre pasado su hijo, el director Claudio Reyes Rubio falleciera en un accidente automovilístico en la carretera, cuando regresaba de grabar en una locación de la telenovela “Me declaro culpable”.

¡Descanse en paz este ícono chavorruco! La gran María Rubio!