Para los gamers chavorrucos que hoy no quieren entrarle al jueguito de la mercadotecnia del amor, les tenemos noticias y es que los videojuegos no se salvan de tener estas historias, algunas más bonitas que otras, de hecho muchas de las tramas de algunos juegos giran en torno a esto, aquí las 5 historias de amor chavorrucas en videojuegos que más recordamos, ¿cual prefieren?

El primer triángulo amoroso de la historia de los videojuegos (Donkey Kong).

Lo protagonizaron la Princesa, Donkey Kong y Mario. Los dos amaban a la princesa y el fontanero se empeñaba en rescatarla de la garras del gorila enamorado… Y está claro que la Princesa debe tener algún tipo de atractivo animal, porque aunque el pobre Donkey se reformó, una tortuga con mucho pincho tomó su relevo. Eso sí, su paladín siempre fue Mario. Y teniendo en cuenta los años pasados luchando por ella, su amor es el más fiel y consolidado de la historia…

 

Amor más allá de la muerte (Dante’s Inferno)

También hemos tenido héroes que por amor han sido capaces de enfrentarse a los peores peligros y con sus amadas ya muertas… Pero como el amor no entiende de barreras, Dante (el de Dante’s Inferno, no el de Devil May Cry), se recorre como un campeón los círculos del infierno derrotando a los pecados capitales, para rescatar a su amada Beatriz…

 

Siempre al rescate (The Legend of Zelda).

Aunque similar devoción es la que el pobre Link siente por la princesa Zelda… 25 años lleva ya rescatándola de todo tipo de malvados… Eso sí, como corresponde a Nintendo, es un amor muy casto y puro, casi disfrazado de amistad. No son más que unos niños. Aunque ha habido momentos un poquito más subidos de tono y alguna que otra frase que parece insinuar algo más que amistad (vaya, parezco Sálvame). En Majora’s Mask, Zelda toca una canción, y le dice a Link algo así como “no te olvides de los momentos que tuvimos juntos…” En A Link to the Past se llegan besar, aunque en Ocarina of Time al final se quedan con las ganas.

La escena de amor más recordada (Final Fantasy VIII)

Pero si lo que buscamos es amor puro y duro, la saga Final Fantasy es la que más romántica se pone, aunque la tragedia parece alcanzar siempre (o casi siempre) a los enamorados. Aquí supongo que cada uno de nosotros tenemos un pareja preferida, pero no podemos negar que la escena del baile entre Rinoa y Squall (FFVIII) está en la memoria de todos…

Tragedia de amor… (Final Fantasy VII)

Y relación amorosa extraña y, sobre todo, marcada por la tragedia es la de Cloud y Aeris, enturbiada por la presencia de Tifa… ¿Quién ama a quién? Es otro curioso triángulo amoroso en el que hay algo más que amor: deber, honor, amistad… A lo mejor no hay amor y sólo un exagerado sentido de culpa de Cloud que no consigue proteger a ninguna de sus mujeres.

Facebook Comments